Librería Tintas VUELTA AL MUNDO POR EL ESTRECHO DE BERING, LA

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

VUELTA AL MUNDO POR EL ESTRECHO DE BERING, LA
Título:
VUELTA AL MUNDO POR EL ESTRECHO DE BERING, LA
Subtítulo:
Autor:
SÁNCHEZ, JORGE
Editorial:
MANAKEL
Año de edición:
2009
Materia
MUNDO
ISBN:
978-84-9827-145-4
Páginas:
202
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
VIAJES Y ESCAPADAS
12,00 € Comprar

Sinopsis

• La Vuelta al Mundo por el Estrecho de Bering narra un viaje insólito por lugares que son raramente visitados por los viajeros.

Jorge Sánchez esperó más de un año la autorización militar con la que penetrar en la prohibida Península de Chukotka, en el extremo de Eurasia, uno de los lugares más inaccesibles del planeta, que en tiempos de la Guerra Fría albergaba divisiones de soldados dispuestos a invadir Alaska. En ese remoto y desconocido territorio convivió dos semanas en las tiendas "Yarangas" con las etnias Chukchi y Esquimal que pastoreaban sus rebaños de renos, acompañándoles en sus lanchas a cazar ballenas y morsas.

Desde Chukotka, Jorge cruzó el Estrecho de Bering hasta Nome, en Alaska, y más tarde navegó por el mítico Inside Passage con destino a la Isla de Vancouver, realizando escalas en lugares históricos relacionados con los buscadores de oro.

Tras peregrinajar a varias de las Misiones Españolas de California, como la de San Carlos Borromeo, donde se halla la tumba del mallorquín Fray Junípero Serra, recorrió en autostop y autobuses México y Centroamérica.

En las Islas de San Blas fue acogido por los indios Kuna durante una semana, y gracias a ellos Jorge atravesó la Jungla del Darién a pie y en lanchas, hasta la población de Turbo, la puerta del Darién, ya en Colombia.

Semanas después se dirigió a la selecta Isla Mustique, frecuentada por millonarios, donde pretendió dormir en el templo budista que se halla en la mansión del cantante inglés Mick Jagger, mas fue descubierto y tuvo que pasar la noche en la playa.

Rnalmente, tras experimentar diversas cuitas que afrontó de manera bizarra al quedarse apenas sin dinero, tomó un vuelo barato desde la Isla de Antigua a Frankfurt