Librería Tintas DIEZ RAZONES PARA SER CENTRO

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

DIEZ RAZONES PARA SER CENTRO
Título:
DIEZ RAZONES PARA SER CENTRO
Subtítulo:
Autor:
CALVO JIMÉNEZ, MANUEL
Editorial:
ALMUZARA
Año de edición:
2020
Materia
ENSAYO
ISBN:
978-84-18346-18-7
Páginas:
208
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
19,00 € Comprar

Sinopsis

Como aquel que monta en bicicleta, que va haciendo pequeños movimientos constantemente con el manillar y con su cuerpo para mantener el equilibrio y no caer, la historia nos lleva hacia el futuro en permanente peligro de tropiezo y nos obliga a ir haciendo correcciones en nuestro comportamiento, en nuestras ideas y valores para mantenernos más o menos rectos en nuestro avanzar hacia la prosperidad, la felicidad, la justicia?, o lo que cada cual considere que es la meta hacia la que se dirige. Quien se agarre fuerte al manillar, con tozuda torpeza, y se niegue a corregir permanentemente su rumbo, estará condenado a desequilibrarse y, con seguridad, a caer y abrirse la cabeza contra su propia cerrazón. Aquel que, por no agarrar el manillar con fuerza, lo suelte pensando que así no caerá, o que la propia inercia de las cosas lo mantendrá a salvo, en la primera irregularidad del terreno que le salga al paso también se verá abocado al batacazo. De la misma forma, creemos, cuando se trata de la conducción de nuestros destinos a lo largo de la historia, debemos tomar con firmeza y con delicadeza a un tiempo el timón de nuestros porvenires para ir corrigiendo el rumbo ?ora a la derecha, ora a la izquierda?, y mantenernos, en fin, en un equilibrado derrotero hacia nuestra meta.

En el centro habita la posibilidad de ejercer la libertad de pensamiento prolongada en el tiempo sin tener que adherirse a una ideología concreta con cuyos principios se ha podido estar de acuerdo en un momento dado, aunque ya no lo estemos tanto, ni tampoco de no sentirse identificado con ideología alguna, sino de saber en todo momento que nuestra posición política es y será siempre provisional y, sobre todo, «nuestra».